lunes, 23 de noviembre de 2009

Una cumbia y un crochet de suposiciones

Raúl llamó desconsolado a Silvina. Le habló de códigos, de que él ya no la llamaría más, siempre tomando la iniciativa para verse, que la del hombre primereando a la mujer ya había pasado de moda, y cerró de un golpe el manual de instrucciones que tenía abierto por la mitad en su falda, esperando impaciente y enojado una justificación a través del tubo. Silvina reprimió una risa burlona para evitar el descorazonamiento. Le dijo que no esperara nada más de ella, que el tema que habían bailado había sido diversión momentánea, que la disculpara si una cumbia había tejido un crochet de suposiciones, o le había hecho afilar sus caninos, pero que ella tomaba licor, tomaba cerveza y le gustaban las chicas.

4 comentarios:

magiafantasma dijo...

Amar Azul vendría a ser algo así como el Mozart de la cumbia y reto a duelo a quien diga lo contrario.

Saludos al grunge vernáculo y el post previo.

Anónimo dijo...

Apoyo el posicionamiento musical y la iniciativa al duelo de magiafantasma. Que banda! Que momentos!!
Pierrot, la única pregunta, el o ella toman cerveza?

Pinto el deliiiirio!!!

JB

Luc Pierrot dijo...

Totalmente, coincido con lo mozartiano de la cuestión. Y el grupo Red sería una especie de Salieri. Grossas bandas.
JB, mucho whisky, responderle esa pregunta es como explicarle un chiste: "...ella tomaba licor, tomaba cerveza y le gustaban las chicas". Como al cantante de Amar Azul. Azuuuuuuuuuuuca!

Anónimo dijo...

ahahaha jajaja

BJ